El ejercicio es simplemente una actividad física para mantener o mejorar la salud y estado físico. Existe una correlación aparente entre el ejercicio y la salud física, pero los beneficios de el ejercicio en la salud mental son igualmente importantes. He comprobado los beneficios del ejercicio sobre la salud mental en mi propia vida desde que era una niña y aún más cuando he hecho del ejercicio, a propósito, una parte de mi rutina de autocuidado.

«El movimiento es una medicina para crear cambios en el estado físico, emocional y mental de una persona. «

– Carol Welch

Ejercicio para sobrevivir

¿No es curioso que a veces haya que pedirle a los niños pequeños que dejen de moverse? Les encanta mover el cuerpo. Incluso en el vientre materno, a los bebés no hay que decirles que golpeen brazos y piernas y se pongan boca abajo. El movimiento es intrínsico a la expereincia humana. Recuerdo cuando mis hijos eran pequeños y tenían un mal día, un paseo o un rato de juego en el parque nunca fallaban para restablecer su estado de ánimo.

Cuando era niña, el ejercicio era una de las únicas formas que tenía de cuidar de mí misma en medio de abusos físicos, emocionales y sexuales. Después de enfrentarme a los malos tratos de mi padre, salía corriendo de casa, me subía a la bicicleta y pedaleaba tan fuerte como podía a través de el desierto. Pedaleaba hasta que me ardían las piernas, me dolían las manos de agarrar el manubrio y el aire me faltaba. Bajo el sol sofocante de Arizona, las lágrimas caían por mi cara; mi cuerpo y mi mente disfrutaban cada segundo de liberación. El cansancio luego de haber corrido con tanta intensidad, me drenó físicamente, pero también me permitio sentirme libre por un momento de las emociones que tanto deseaba liberar.

A medida que pasaba el tiempo y continuaban los abusos, a veces utilizaba la piscina de mi vecino para encontrar alivio. Mi cuerpo se sentía ligero y libre en el agua. Meterme en el agua era una forma de limpiar mi cuerpo, pero más aún, mi mente. El movimiento rítmico de nadar de un extremo a otro de la piscina ponía a prueba mi cuerpo y mis limitaciones.

Por amor al ejercicio.

Desarrollar hábitos no siempre es intencionado. De niña, dependía de algún tipo de ejercicio para sobrellevar y reducir mis niveles de estrés. Nunca lo hacia de manera consciente sólo sabía que me hacía sentir mejor, así que lo hacía. Lo fascinante es que el desarrollo de hábitos transforma tu pensamiento consciente e inconsciente.

Al momento en el que el abuso paró, me trasladé a un internado en el extranjero, el ejercicio ya era una herramienta que utilizaba para levantar mi ánimo y ayudar a a balncear mi estres. Me encantaba esquiar, caminar en la naturaleza y cualquier otra cosa que subiera mi ritmo cardíaco y adrenalina.

Después de procesar en sesiones terapeúticas los traumas que experimenté en mi niñez y darme cuenta de que el ejercicio me ayudaba a mantener mi salud mental, he encontrado aún más alegría en mover mi cuerpo. Sé que es un regalo tener un cuerpo sano para moverme y no lo doy por sentado. Por eso, saco tiempo para incorporar el ejercicio a mi rutina diaria. Es por el bien de mi cuerpo, mi mente y aunque suene jocoso, ¡por la seguridad de los demás!

La conexión entre ejercicio y salud mental

Los beneficios del ejercicio sobre la salud mental son numerosos. El ejercicio repercute directamente en la salud mental de forma fisiológica y psicológica. Algunas formas psicológicas incluyen la reducción del estrés, la ansiedad, la depresión y el estado de ánimo negativo. Aumentar el movimiento y la forma física puede mejorar la imagen general del cuerpo, la autoestima y la confianza en si mismo.

Fisiológicamente, el ejercicio puede aumentar los niveles de endorfinas y la función mitocondrial y de los neurotransmisores. Además de estas dos formas, el ejercicio disminuye la inflamación general y las enfermedades inflamatorias del organismo, que están relacionadas con los resultados que vemos en como mjoramos nuestra la salud mental.

La ciencia señala la fuerte conexión entre mente y cuerpo, lo que dio lugar al término «conexión mente-cuerpo». La conexión va en ambos sentidos. El cuerpo puede influir positiva o negativamente en la mente, del mismo modo que la mente puede influir positiva o negativamente en el cuerpo.

Los estudios han demostrado que centrarse en cómo se siente el cuerpo cuando se hace ejercicio puede ayudar al organismo a «despegarse» y salir de la respuesta de estrés inmovilizadora que se asocia al PTSD (Trastorno de Estres Postraumático). Esto ha demostrado ser especialmente útil con los movimientos cruzados que implican tanto brazos como piernas, como bailar, hacer pesas, nadar o caminar. También se ha demostrado que el ejercicio al aire libre reduce los síntomas de PTSD.

Ejercicios para la mente

De niña, aprendí a amar la natación, el ciclismo y el esquí, ya que estaban relacionados con mi entorno. A lo largo de los años, he sido mucho más intencional a la hora de mover mi cuerpo independientemente del entorno en el que me encuentre. Estas han sido algunas de mis formas favoritas de ejercicio que he podido hacer en cualquier lugar al que voy.

Caminar Caminar siempre será mi ejercicio favorito. Caminar es la forma más accesible de hacer ejercicio, ya que es gratis, gentil para el cuerpo y no requiere ningún equipo. Mientras que un buen par de tenis para correr puede brindar un sporte ayuda, trato de pasar tiempo conectando con la tierray esto es algo que practico caminando descalza sobre el suelo natural para realinear mi energía eléctrica conectándome con la tierra. Ha ayudado a disminuir la inflamación y reduce la ansiedad y el estrés oxidativo.

Caminar es terapéutico solo y también con un amigo o la familia. Me he dado cuenta de que caminar y hablar me han ayudado a mantener conversaciones profundas y a procesar temas difíciles de una forma que no había sido capaz de hacer de otra manera.

Bandas de resisitencia – Viajo bastante y me encnata poder meter en la maleta estas bandas de resistencia conmigo en mi bolso mas queño A menudo se piensa que el entrenamiento de resistencia es sólo con pesas (que me encantan), pero estas bandas también proporcionan entrenamiento de resistencia de una manera versátil. Los utilizo para hacer estiramientos más profundos y también para reforzar los movimientos naturales que realizo cada día. Las diferentes resistencias de las bandas facilitan que sigas desafiándote. Estas bandas están dirigidas a los glúteos, lo que tiene muchos beneficios para aumentar la fuerza general de la parte inferior del cuerpo. Los músculos de los glúteos están directamente relacionados con el funcionamiento de las caderas, las rodillas y la espalda (zonas que muchas personas sufren con la edad), por lo que me gusta dedicar tiempo para fortalecerlos.

Levantamiento de pesas – El levantamiento de pesas es uno de los mejores tipos de ejercicio para la pérdida de grasa. Con la edad, nuestro metabolismo se va haciendo mas lento, lo que facilita el almacenamiento de grasa. Aparte del almacenamiento de grasa, la pérdida de músculo también disminuye con la edad si no se construye músculo de forma activa. Los adultos que no entrenan la fuerza de forma sistemática pierden una media de 4 a 6 libras por década. La falta de musculatura puede alargar la recuperación de enfermedades y lesiones y dificultar las tareas cotidianas. Además de las bandas de resistencia, me gusta mucho levantar pesas libres porque hay infinidad de ejercicios que se pueden hacer. Estas pesas son algunas de mis favoritas. Son ajustables para que puedan ser utilizarlas con diversos grupos musculares y son fáciles de guardar.

Ejercicio para la salud y la sanidad

El ejercicio ha sido una vía constante de salud y sanidad a lo largo de mi vida. Si no has hecho ejercicio, empieza poco a poco y ve aumentando la intensidad y el tiempo. Ser consistente es la clave para ver y sentir los resultados positivos del ejercicio, ¡así que no te rindas! Conseguir un compañero que haga ejercicio contigo puede ayudarte mucho a mantenerte consistente, pero si hacer ejercicio solo te resulta catártico, ¡mucho mejor! Los beneficios del ejercicio sobre la salud mental son demasiado buenos para dejarlos pasar. Salud para la mente, el cuerpo y el alma.


Lecturas relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *