¿Cómo detectar los signos de abuso sexual? Aunque el proceso para detectar el abuso sexual se ha covertido en algo mas comun en este tiempo, hay signos que a menudo pasan desapercibidos o se identifican erróneamente.

Después de leer mis memorias Under The Orange Blossoms. , Me han preguntado en numerosas ocasiones, ¿cómo es que la gente de tu entorno no sabía que se este ab uso sexual estaba ocurriendo en tu vida? Formaba parte de una familia extendida muy unida, tenía maestros que se preocupaban por mí y vivía en un vecindario muy unido.

Los signos de abuso sexual suelen clasificarse en signos físicos, signos de comportamiento y signos emocionales. Aunque los signos físicos a raiz de mi abuso sexual no eran evidentes, sí mostraba claramente algunos signos conductuales y emocionales.

La lista de signos de abuso sexual es larga y varía depndiendo de la edad. Los signos de abuso sexual en un niño, un adolescente, un adulto y un anciano pueden ser muy diferentes. Quiero compartir con vosotros las que más exhibí de pequeña, ya que puedo hablar mejor de ellas.

«Perdí las ganas de aprender porque la escuela no era más que un lugar de descanso mental fuera del alcance de mi padre. Tuve profesores que se dieron cuenta de mi declive académico, pero no creo que se estableciera la conexión con el declive constante que se produjo a lo largo de los años.»

9 señales de abuso sexual que mostraba de niña

1. No quería quedarme solo con mi padre

Yo decía a gritos que no quería estar en casa con mi padre, pero me daba la sensación de que nadie me oía. Por desgracia, mi aversión a quedarme sola en casa con él se consideraba a menudo una exageración. Cuando me quedaba sola en casa con mi padre, pasaba todo el tiempo posible en casa de los vecinos y montando en bicicleta para alejarme de su alcance. Aunque puede ser normal querer pasar más tiempo con un progenitor que con otro, yo mostraba signos de miedo y ansiedad cuando me sugerían que me quedara sola en casa con mi padre.

2. Disminución del interés por la escuela

Antes me encantaba la escuela. Siempre me ha gustado el aspecto social de la escuela, pero de pequeña también disfrutaba aprendiendo. A medida que aumentaba el abuso por parte de mi padre, sentí que mi interés por la escuela empezaba a disminuir, tanto que mis notas empezaron a bajar. A menudo se referían a mí como «Spacey Cindy» y, aunque a los demás les hacía mucha gracia, distanciarme de la realidad era un mecanismo de supervivencia aprendido y protector.

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) como consecuencia de un trauma infantil afecta enormemente al aprendizaje. Existe la teoría de que el TEPT desestabiliza los receptores de rianodina de tipo 2 (receptores RyR2) en el hipocampo. El hipocampo es esencial para el aprendizaje y cuando los receptores RyR2 se desestabilizan, las neuronas pueden morir.

Perdí las ganas de aprender porque la escuela no era más que un lugar de descanso mental fuera del alcance de mi padre. Tuve profesores que se dieron cuenta de mi declive académico, pero no creo que lo relacionaran con el declive constante que se produjo a lo largo de los años. Mis profesores me examinaban individualmente y hacían adaptaciones para que me pusiera al día, pero ni una sola vez nos preguntaron a mis padres o a mí sobre cualquier preocupación que tuviéramos en casa. Tal vez atribuyeron mi falta de interés por las tareas escolares a mi personalidad de niño más interesado en socializar que en aprender. Me escondí detrás de mis sonrisas y me convertí en una maestra en ocultar el terror de los secretos de nuestra casa por miedo.

Creo que si alguien hubiera visto la imagen más amplia de cómo empeoró el declive con el tiempo, habría levantado algunas banderas rojas.

3. Cambio de hábitos alimentarios

Siempre había sido delgada, pero recuerdo tan claramente el control que ejercía sobre mi alimentación. Todo lo demás en mi vida me estaba destrozando, así que me aferré al control que tenía sobre lo que comía. Era el único control que tenía.

Mi madre nos alimentaba con comida deliciosa y sana, pero a pesar de ello, empecé a comer cada vez menos. De niña me di cuenta de que perdía peso y, aunque ese no era mi objetivo, me sentí bien al saber que yo era responsable de ganar o perder peso. Controlar mi alimentación era una forma tangible de intentar recuperar el poder.

4. Dolores de estómago constantes

La cita «El cuerpo siempre recuerda» no podría ser más cierta. Creía que los dolores de estómago formaban parte de la vida cotidiana. No me había dado cuenta de lo mucho que se aferraba mi cuerpo. Se me hacía un nudo en el estómago que a veces duraba varios días seguidos. Incluso durante el periodo en que mi cuerpo bloqueó el trauma, seguí experimentando dolores de estómago que no podía precisar. A pesar de que el cerebro no recuerda el abuso, el cuerpo físico almacena el recuerdo a través de la memoria celular, que puede manifestarse en estrés y enfermedades físicas.

5. Aumento de la agresividad

Siempre he tenido chispa en mi personalidad, pero no me definiría como una persona iracunda, ni siquiera en un mal día. Los malos tratos encendieron en mí una rabia que a veces me asustaba. El abuso despertó sentimientos de profundo odio, sentimientos que nunca había sentido antes. No poder hablar de lo que me pasaba, la complicación de que mi maltratador fuera mi padre y el miedo que me infundía hicieron que despreciara incluso mirarle. Fue este odio profundamente arraigado el que me llevó a arrebatos físicos y verbales que no estaban en mi carácter. El odio hacia mi padre era tan fuerte que contemplé formas de matarlo La agresión se agravó con el tiempo y, aunque no estaba orgullosa de ella, fue un factor de protección que creo que me protegió de más abusos.

Aunque en casa mostraba mi agresividad, en la escuela sabía que debía callarme. El miedo a mi padre me obligó a no expresar nunca mi enfado a los demás por él. Si los de fuera se enteraban de que estaba enfadada, corría el riesgo de traicionar a mi madre y a mi hermana, ya que podría hacerles daño. Si los protegía, me protegía a mí mismo. Estaba siendo leal a mí misma al guardar el secreto, aunque esa misma lealtad nunca fue recíproca.

6. Comportamiento arriesgado

De adolescente, no sentia miedo cuando estaba en la naturaleza porque la vida que tenia en mi casa me parecía mucho más peligrosa que en el mundo real. Corría riesgos como nadar de noche en el océano, pedir que alguien me diera un aventón y esquiar fuera del camino. Me sentía entumecida por dentro, y ponerme en peligro me hacía sentir despierta y viva. La promiscuidad entre adolescentes es habitual. Este no fue mi camino pero es un relato muy común de la historia de abuso sexual.

7. Terrores nocturnos

Experimenté terrores nocturnos a menudo durante la infancia, que se intensificaban a medida que volvía el recuerdo de los abusos. Al principio no estaban muy definidos, pero se hicieron más vívidos a medida que pasaba el tiempo. Me despertaba gritando y chillando y mi hermana, que compartía habitación conmigo, tenía que consolarme para que me volviera a dormir. Aunque nadie fuera de mi casa conocía los terrores, me provocaban una grave falta de sueño que repercutía en mi energía y concentración durante el día, lo cual era visible para los demás.

8. Baja autoestima

Desde el principio tuve problemas de autoestima, confianza y seguridad. A pesar de la afirmación que recibí de mi madre, los abusos de mi padre destruyeron mi capacidad de encontrar confianza en mí misma y en los demás. Los mensajes confusos del «amor» hicieron que me sintiera poco querida de una forma que deseaba y necesitaba. La autoestima y la confianza en mí misma se afianzaron tras aceptar quién era y volver a encontrar el amor propio más adelante.

9. Desconfianza hacia los adultos

No confiaba en ninguna figura adulta. Todas las mujeres y todos los hombres eran sospechosos para mí, por ser alguien que podía hacerme daño, mentirme o traicionarme. Durante mi infancia, no me relacionaba mucho con los adultos por este motivo. Me aferré a amigos leales y desarrollé la confianza en los demás.

Conclusión

Aunque hay muchas señales que indican abuso sexual, las nueve señales mencionadas anteriormente fueron señales que experimenté personalmente cuando era niña. Creo que unas relaciones auténticas y un poco de concienciación pueden ayudar mucho a detectar y prevenir los abusos sexuales.

Si tienes otras señales que quieras compartir, no dudes en hacerlo en los comentarios a continuación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *